Las Ruinas de Corbera

03/05/2019 08:59

Corbera de Ebro se arremolinaba en torno a la colina de la Muntera protegida por las sierras de Cavalls y de Pàndols. La Batalla del Ebro devastó la población expulsando a la mayor parte de sus habitantes. Hoy, como Belchite u otros escenarios de la Guerra Civil, se han mantenido las ruinas para el recuerdo.

Apenas pasaban quince minutos de la medianoche del 25 de julio de 1938 cuando las aguas del Ebro se vieron perturbadas, entre Mequinenza y Amposta, por el movimiento de aquellos que pretendían cruzarlas. Acababa de empezar uno de los últimos y más sangrientos episodios de la Guerra Civil española que se prolongaría a lo largo de ciento quince días y acabaría con las vidas de más de treinta mil personas. La Batalla del Ebro se inició con la ofensiva republicana que llevó a la ocupación de más de 800 Km2 durante la primera jornada. A las dos de la tarde de ese martes ocupaban Corbera mientras otros soldados de la 11 División del V Cuerpo del ejército republicano dirigido por Líster ocupaban Miravet. Sin embargo, el avance se estancaría y las tropas gubernamentales se encontraron combatiendo de espaldas al rio.

El 9 de agosto las tropas fascistas iniciaron la contraofensiva y Corbera de Ebro quedó expuesta a la línea del frente junto a La Pobla de Massaluca, Vilalba dels Arcs y Gandesa. El 14 las tropas de Enrique Líster se repliegan hacia Corbera cediendo posiciones en la Sierra de Pàndols. El día 3 de septiembre los rebeldes rompieron el frente al norte de la población ya por entonces seriamente destruida por los impactos de los obuses de artillería y los bombardeos aéreos. Ese mismo sábado cayó Corbera.

La última ofensiva fascista empezó el domingo 30 de octubre con el bombardeo sistemático contra las posiciones republicanas desde las trescientas piezas de artillería que se emplazaron entre las ruinas de Corbera. Estas dispararon nueve mil toneladas de explosivos a los que se añadirían ocho mil más lanzadas por la aviación italiana y la Legión Cóndor alemana. El 4 de noviembre cae Miravet, el 7 Mora de Ebro, el 16 Riba-roja, así hasta el 26 de enero de 1939 cuando entrarían a Barcelona.

Corbera de Ebro llegó al final de la contienda en un estado ruinoso, literalmente, y había perdido a una tercera parte de los dos mil quinientos habitantes que residían antes del inicio de la guerra, muchos de ellos optaron por trasladarse a la parte baja de la colina donde se reconstruyó la población. Ahora la zona alta se conoce como la Muntera o Poble Vell y quedó completamente abandonado cuando en el año 2008 se mudaron los últimos vecinos a la parte nueva de Corbera.

La existencia de Corbera de Ebro había sido documentada ya en el año 1153, cuando Ramón Berenguer IV cedió a la Orden del Temple el castillo de Miravet y otra fortaleza en la población. Ambas pasarían a depender de la Orden Hospitalaria en 1317 tras el desmantelamiento del Temple. Corbera también sufrió las consecuencias de la Guerra Civil Catalana y de las guerras de los Segadores y de Sucesión.

Desde lo alto del campanario de la iglesia de Sant Pere se aprecian los recorridos de las calles Mayor, Hospital, Ancha y del Poble Vell, donde apenas las ruinas de algunos edificios esbozan el trazado. La misma iglesia, que ya había sido concluida en 1827 sobre un anterior santuario románico ha sido reconstruida y se ha convertido en un espacio cultural. Acabada la guerra solo se podía utilizar para las ceremonias religiosas una de las tres naves, ahora se ha acondicionado la plaza con un nuevo pavimento y se ha restaurado el campanario. También se han realizado algunas obras de conservación en las casas de Cal Cec y de Cal Metget así como en algunos muros que amenazaban con caer.

En octubre del año 2000 se inauguró un monumento dedicado a los combatientes de las Brigadas Internacionales, trece años más tarde se recordó con una placa al Batallón Británico con el siguiente texto: El 21 de septiembre de 1938, el Gobierno de la República anunció su decisión de retirar de su ejército a todos los voluntarios internacionales. El Batallón Británico de la XV Brigada combatió por última vez al lado de esta carretera, entre dos y tres km al este de Corbera de Ebro antes de ser retirado del frente el 24 de septiembre. En aquellos tres últimos días de combate murieron 23 voluntarios británicos, junto con más de 175 camaradas españoles de este Batallón.

© J.L.Nicolas

 

Ver más fotografías

Contact

info@world-in-words.com editorial@niceditions.com